0
0

Reciba un cordial saludo, la presente con el propósito de contribuir con propuestas al debate actual por la presidencia de república, específicamente en lo concerniente a la posición frente a temas que involucren a la policía y ejército nacional, temas que seguramente serán recurrentes para lo que queda de esta primera y segunda vuelta. Mi propuesta es que Petro aborde estos temas bajo la línea que esbozo en los siguientes párrafos, convencido de que él mismo y sus mejores asesores sabrán complementar y dar el tono apropiado a esta sugerencia.
Debe ser objetivo del próximo gobierno conseguir para la fuerza publica un estatus de dignidad y reconocimiento que claramente hoy no tiene, si ser policía o ser militar es una vocación, será sencillo para los que aspiren a ejercer estas profesiones capacitarse con rigor, tanto en temas de milicia como en temas de humanidades, los que cumplan estos requisitos, además de su vocación natural por servir, tendrán herramientas y la sensibilidad social que les permitirá cumplir con competencia el cuidado de nuestra sociedad: los ciudadanos, la libertad, la democracia y las instituciones que con pertinencia y honradez garanticen a cada ciudadano, según su libre albedrio, la búsqueda de su felicidad.
Esta capacitación requerirá esfuerzo y dedicación, además del apoyo que el estado deberá propiciar, a través de la universidad gratuita. Adicionalmente se deben generar cambios en estas instituciones que propicien las oportunidades para alcázar estas competencias para muchos policías y militares que hoy, teniendo vocación de servicio, ejercen esta fusión con déficit social, que cargan con el estigma de muchos de sus compañeros, de ser vistos por muchos colombianos, como integrantes, colaboradores o auspiciadores de bandas de delincuentes comunes y paramilitares que mantienen en el miedo, en el terror, en la extorción e inseguridad general a gran numero de indígenas, campesinos, comerciantes y habitantes de barrios populares.
Aunque será difícil serlo, estos nuevos policías y militares, junto con los maestros, médicos, enfermeras, bomberos y otros muchos que velan por el bienestar de las comunidades, deberán tener sueldos dignos, acordes a su dignidad y capacitación, serán admirados por sus vecinos y amigos, serán los más queridos y respetados por la mayoría de los colombianos.

  • Debes para publicar comentarios
Mostrando 0 resultados
Tu Respuesta
Publica como invitado llenando los datos a continuación, o si ya tienes una cuenta.
Nombre*
Correo Electrónico*